index
RECURSOS GRATUITOS, CIBERACTIVISMO
  Navegación-> Inicio | Seguridad | Multiproxy

Seguridad
Introducción
Anonimato
Criptología
Comercio On line
Contraseñas
Espiándote
Infoduendes
Manuales
Multiproxy
PGP Principiantes
Recursos en la Red
Spam
Stenografía
Tipos Ataques
Troyanos
Puertos Troyanos
Virus
MULTIPROXY

INTENTAR SER ANONIMO EN LA RED

¿Anonimato?

Intentaré explicarlo de forma sencilla. Cuando te conectas a Internet con tu módem, desde la intimidad de tu casa, la compañía telefónica registra que a tal hora has realizado una llamada al número de tu ISP. El ISP registra que el usuario "fulanito" con password "xxxxxx" ha conectado con su sistema, y que se le ha asignado la dirección IP xxx.xxx.xxx.xxx para esa conexión. Esa dirección IP es única en el mundo, y durante el tiempo que dure tu conexión con el ISP sólo tú la tienes asignada. Cuando inicias tu navegador y tecleas la dirección de una página web, el servidor que te proporciona la página registra que tu máquina, con la IP que te ha asignado tu ISP (te recuerdo que es única en el mundo), ha solicitado a tal hora una transferencia HTML de tal y tal archivo. Cuando inicias tu programa de mail y descargas o envías correo, el servidor que atiende tus peticiones registra toda la operación tomando nota de todos los datos, incluida tu IP única en el mundo.

Si asaltas un banco desde esa conexión a Internet, en la intimidad de tu casa, pensando que nadie te ha visto, sería muy fácil seguir la pista que ha dejado tu dirección IP por el camino... servidor del banco, ISP, compañía telefónica, la puerta de tu casa.

Resumiendo... si pretendes pasar desapercibido en Internet, lo tienes claro.

Entonces... ¿qué es la navegación anónima?

Se habla mucho de la "navegación anónima" y del "anonimato de la conexión". Por la propia naturaleza de las comunicaciones en Internet, el anonimato no puede existir en el sentido estricto de la palabra. Para que una comunicación pueda realizarse satisfactoriamente es necesario que los dos interlocutores conozcan sus direcciones IP, y cada una de esas direcciones sólo puede pertenecer a un usuario concreto en un momento dado. Precisamente eso es lo que garantiza que la información pueda cruzar el mundo y llegar a su destino sin que se pierda por el camino.

La máquina que actúa como servidor de una comunicación (de páginas web, de correo, de IRC, etc.) registrará la dirección IP de todos los clientes a los que atienda. Es imposible que atienda a un cliente sin dirección IP. Y es realmente difícil convencer a esa máquina de que haga la vista gorda y no apunte tu IP en su registro.

A la vista de esto parece casi imposible moverse por Internet de forma anónima. Pero, ¿qué pasaría si convencieses a otra máquina para que se conectase a ese servidor en tu lugar?. Si encontraras una máquina que aceptase el encargo de pedir las páginas web por ti sin decir que son para ti, y que te las fuese pasando según las fuese recibiendo, el servidor de páginas web no tendría conocimiento de tu dirección IP. Sólo sabría de la dirección IP de esa otra máquina, que a fin de cuentas es la que se ha conectado con él. Entonces registraría la dirección IP de esa máquina en lugar de la tuya y tú no constarías en la lista de clientes de ese servidor. En estas circunstancias el anonimato empieza a parecer casi posible.

Esta forma de moverse por Internet es lo que se conoce como "navegación anónima", y las máquinas que permiten hacer esto son lo que se conoce como "servidores PROXY anónimos de uso público".

Yo he visto eso del proxy, pero es para otra cosa

Efectivamente, un servidor proxy no sólo es para navegar de forma anónima. Explicado de forma simple, un proxy es una máquina (en realidad un programa) que hace de transportista o intermediario entre un lado y el otro de una conexión. Por un lado está el cliente haciendo solicitudes y por el otro está el servidor respondiendo a ellas. Por el proxy pasa todo el tráfico de datos en ambos sentidos y esto es lo que le permite hacer prácticamente de todo con esos datos.

Si lo que se mueve son páginas web, las podría modificar para añadir publicidad, o quitarla. Podría traducir el texto de un idioma a otro. Podría filtrar determinados contenidos no aptos para menores. O podría guardar todo lo que recibe del servidor para hacer un caché y poder entregarlo más rápidamente al próximo cliente que solicite lo mismo. Y si lo que está moviendo son archivos de una descarga solicitada al pinchar en un enlace de una página web podría pasar un antivirus on-line, por poner unos ejemplos.

Y además de todo esto, un proxy puede hacer otra cosa muy interesante. Puede impedir que el servidor al que pretendemos conectarnos detecte nuestra dirección IP (lo que nos identifica de forma inequívoca), con lo que conseguimos ese anonimato que andábamos buscando.

CONTINUA